10 de octubre de 2010

Conversación en La Academia

Libro por libro, Vargas es el más grande novelista vivo en español. Con sus precoces obras maestras, sus espléndidos ensayos, sus altibajos recientes. A mí me fascinan La ciudadConversaciónLa guerra y La fiesta. No se puede dialogar mejor que en Pantaleón. Bueno, sí se puede: lo hizo Puig en El beso de la mujer araña. Me gustan bastante menos Don Rigoberto o La niña mala. Qué importa. Tenía méritos de sobra para que los suecos se comportaran como si el Nobel de Literatura fuese de literatura. A veces viene bien recordarlo. Como lector de izquierda, me enseñan más las novelas del neoliberal Vargas que el teatro del comunista Fo.