28 de diciembre de 2011

Je me souviens

La nostalgia tiende a cerrar los ojos. No soy muy partidario de ella: en general me resulta conservadora. La tristeza por el paso del tiempo es algo bien distinto. Una cosa, discutible, es sobrevalorar el pasado, las raíces, el origen. Y otra cosa, inevitable, es contemplar nuestra aguda mortalidad. Esa es quizá la razón de que recordemos.