12 de noviembre de 2012

Perjudicial

En uno de sus frecuentes ataques de furor reproductivo, Gallardón declaró que un hijo indeseado no daña la salud de las mujeres. Pero un ministro indeseable daña la salud de los ciudadanos.